Factores a tener en cuenta en un proyecto de rediseño web

Un proceso de rediseño de sitio web requiere de una serie de acciones enfocadas a minimizar el impacto que pueda tener en el posicionamiento con el objeto de mantener el posicionamiento, la popularidad y, por último, la estabilidad en el tráfico (procedente de buscadores, directo y de referencia).

Existen varios aspectos que ayudan a minimizar el impacto o riesgo  que puede tener un proceso de rediseño web en el posicionamiento si no se realiza correctamente.  Sin embargo, en este artículo se van a destacar dos de ellos que se deberían de tener en cuenta de manera especial: el análisis de la situación de partida, minimizar el efecto de las páginas de error 404 y por último los enlaces entrantes.

Análisis de la situación de partida: se trata de identificar aquellos indicadores –KPI – que se van a tener en cuenta para medir el éxito o fracaso de nuestra estrategia de posicionamiento. Podríamos hablar de indicadores cuantitativos, cualitativos, de conversión y de posición – posicionamiento.

Cualquier empresa que se embarca en un proyecto de estas características necesita conocer cómo está posicionada la empresa y con qué términos, su tráfico y canales de adquisición, comportamiento del usuario y las conversiones conseguidas en la web anterior. Estos datos pueden ser imprescindibles para un buen desarrollo e implantación de su nuevo proyecto web.

Es recomendable, obviamente, antes de comenzar, disponer de herramientas que permitan obtener estos datos ya que la ausencia de alguno de ellos ofrece una visión sesgada que puede afectar a la toma de decisiones.

Minimizar al máximo el error 404 – páginas no encontradas-: en un proceso de rediseño web es ineludible que el error 404 se produzca pero cuanto más controlado esté, menor va a ser su efecto.

Aunque Google dice que no afecta al posicionamiento de la web,  minimizar el error 404 supone, además, evitar una mala experiencia de usuario para con la web. Por otro lado, desde el punto de vista de posicionamiento existen otras consecuencias inherentes al error como son la pérdida de popularidad, la pérdida de posiciones y desindexación del buscador afectando negativamente al posicionamiento de las páginas del nuevo sitio web rediseñado.

Para minimizar al máximo este error se utilizan los redireccionamientos 301. Con el redireccionamiento se le indica al buscador la sustitución de la URL anterior por la nueva URL favoreciéndose la  indexación de la nueva y el “traspaso” del posicionamiento y popularidad a la página equivalente nueva. No es recomendable redireccionar todas las URLs viejas a la página principal.

Fuentes de tráfico, backlinks:  son los enlaces que recibe una página web desde otras páginas web.  Identificar aquellos que generan tráfico, fundamentalmente de calidad, es primordial para conservar la popularidad actual. Es conveniente avisar a los responsables de aquellas web que nos generan tráfico del cambio de la URL enlazada a nuestro sitio.
Quizás en un proceso de rediseño web no sea tan importante si no existe, un cambio de dominio, ya que normalmente la mayoría de los enlaces desde otras webs se realizan hacia la home. No obstante, se recomienda su vigilancia para indicar a su webmaster de cómo tiene que etiquetar el enlace y la nueva URL.

Un rediseño web se puede considerar un tipo de migración web. Si este proceso no se lleva a cabo con las diligencias necesarias, puede repercutir negativamente en su posicionamiento, popularidad, tráfico y, por tanto, en la obtención de resultados del nuevo sitio web.

Un proyecto de la envergadura que supone un rediseño web ha de contar con una planificación y un documento de buenas prácticas para su puesta online que nos ayude en la consecución del objetivo anteriormente indicado: conservación del posicionamiento, de la popularidad y estabilidad en el tráfico enfocado a la mejora de los resultados obtenidos.

Un proyecto de rediseño web no finaliza con la puesta online del nuevo sitio web. Requiere de un seguimiento posterior para valorar su éxito o fracaso en función de los resultados – ya sean de posicionamiento, ya sean de conversión – obtenidos siempre de acuerdo a los objetivos establecidos. Para comenzar, podríamos afirmar que el proyecto ha tenido éxito si se mantiene el tráfico, el posicionamiento y resultados en valores similares a antes de comenzar el proyecto.

Ejemplo: Un caso de éxito de proyecto de rediseño web con cambio de dominio

.