neolitico

Lectores de pantalla, tecnología del neolítico

La W3C es un foro donde empresas, navegadores y otras instituciones relacionadas con Internet debaten acerca de los estándares web. Todos estos participantes tratan de ponerse de acuerdo sobre el desarrollo del HTML y formatos de contenido multimedia.

Si las empresas implicadas tienen una importante labor que hacer para mantenerse al día con los estándares, aquellas que dan soporte a los usuarios con minusvalías visuales lo tienen más complicado, ya que disponen de menos recursos para mantener sus productos actualizados. En consecuencia no dan soporte a las nuevas etiquetas HTML con la suficiente celeridad.

Esta circunstancia hace que los que nos dedicamos al desarrollo web tengamos que utilizar una especificación u otra dependiendo de si la accesibilidad es un requisito indispensable o por el contrario es prescindible en un proyecto en concreto, en contradicción evidente con la filosofía de una única web para toda clase de usuario.

Para ilustrar este problema podemos fijarnos en un estándar como el atributo “title” aplicado a los enlaces para describir el contenido de la nueva página que vamos a visitar. En algunos lectores de pantalla no está soportado por defecto, de modo que nos obligan a incluir una descripción en el mismo enlace y ocultarlo con alguna técnica “off-left”.

Del mismo modo etiquetas HTML5 como “section”, “article”, “header” y “footer” no son soportados en los lectores de pantalla habituales y generan problemas en la navegación.

Además se da la paradoja de que las nuevas especificaciones WAI-ARIA como los atributos “role”, definidas precisamente para facilitar la accesibilidad, producen el efecto contrario en los lectores actuales.

Otro problema representan las nuevas tecnologías diseñadas para enriquecer semánticamente la web como los microdatos, RDF o JSON-LD, algunas de ellas ya soportadas por las empresas más influyentes de Internet, como Microsoft y Google, y que sin embargo todavía no tienen ningún respaldo en las herramientas utilizadas por los usuarios con alguna minusvalía visual.

Cabe destacar que la popularización del estándar HTML5 está facilitando el desarrollo de componentes reutilizables muy interesantes que, desgraciadamente, no son soportados por los lectores de pantalla. Entre ellos podemos nombrar aquellos que nos ayudan a presentar gráficos, u otros que facilitan compartir la información. Estos componentes no podremos utilizarlos libremente si la accesibilidad es un requisito indispensable en nuestro proyecto.

Por último y no menos importante, en un proyecto accesible la administración del contenido dinámico se complica de una manera notable al tener que incluir información adicional debido al bajo soporte de los estándares web de los lectores de pantalla actuales.

En mi opinión, el lento desarrollo de las herramientas que facilitan la accesibilidad visual hace que las tecnologías necesarias para implementarla solo se utilicen en aquellos proyectos que lo exijan por imposición legal, relegando su utilización a un nicho muy concreto.