ibaimendi

Mejorando la experiencia del sitio web a través del buscador interno

Puede que os extrañe que a estas alturas se me ocurra escribir sobre el buscador interno de un sitio web. Quizás lo he hecho porque, como usuaria, muchas veces me resulta frustrante su uso pues llego a la web utilizo el buscador y me devuelve un listado inmenso de resultados con opción para que los ordene por relevancia, algo que no logro entender. O, mismamente, una página con un mensaje de “No se han encontrado resultados” sin más. Al final he acabado abandonando el sitio sin más.

Recuerdo cuando algunos decían que si el sitio web está bien construido no era necesario el buscador de contenidos. Sin embargo, a veces,  nosotros necesitamos acceder rápida y directamente al contenido  evitando  navegar sin rumbo por el sitio. Es entonces cuando vamos al buscador porque sigue siendo la  herramienta más directa para acercarnos a ese contenido deseado.

El buscador es un elemento más de la navegación que puede ofrecer  valor añadido porque permite interactuar más y mejor con nuestro sitio web y, por tanto, puede ser un elemento que contribuya a mejorar la experiencia del usuario y, al mismo tiempo, nuestros resultados.

Se comentaba que cerca de un 10% de las visitas al sitio web utilizaban el buscador interno. Sin embargo, analizando los buscadores implementados por Lotura, únicamente algo más del 3% de las visitas realizan algún tipo de búsqueda en el sitio. Un factor para que su uso sea tan bajo puede ser que el contenido escaso que hace innecesario el buscador interno o, echándonos flores, que la usabilidad, -estructura del contenido, navegación y diseño- junto con el parámetro anterior, de nuestros sitios es tan buena que el acceso a la información es fácil y del buscador se puede prescindir.

Bromas aparte, quizás no todo proyecto web necesite un buscador, pero en aquellos casos en los que es implementado nos ofrece información útil para el desarrollo y evolución del sitio. Extrapolable más allá de la web, nos puede dar pistas, según se interpreten los datos,  sobre los intereses de los usuarios con sus búsquedas.

Sin decir nada nuevo, el buscador se compone de dos elementos fundamentales: la caja de búsqueda para que el usuario escriba la palabra o frase que está buscando y la página de resultados de búsqueda.

Es fundamental que en la caja de búsqueda se puedan escribir al menos dos palabras y sean visibles antes de pulsar sobre el botón “Buscar”, algo evidente pero que se suele olvidar.

La definición de la página de resultados de búsqueda, qué elementos tiene que llevar, dónde se muestran, qué mensajes tiene que ofrecer es un trabajo que requiere su análisis, que cada uno tiene que ver y analizar. Si ya tenemos un buscador implementado hay que mirar los informes sobre su uso que ofrece nuestra herramienta de analítica.

No obstante, la página de resultados ha de tener, al menos, los siguientes elementos:

  • El listado de resultados: el título y breve sinopsis.
  • El número total de resultados siempre paginados.
  • Opción para acotar la búsqueda
  • Posibilidad de ordenar esos resultados por diferentes parámetros.

La experiencia del usuario para con nuestro buscador se puede mejorar de diferentes maneras. Entre todas, nos quedamos, para empezar, con estas:

  • Anticiparse al usuario: es decir, mostrar sugerencias de búsqueda desde el momento que el usuario comienza a introducir la primera palabra. Tres ejemplos: Detiendasporelmundo.com, Amazon o Casa del Libro. En tiendas virtuales, por ejemplo, como anticipo se puede mostrar también una imagen pequeña del producto. Ejemplo que podéis ver en el buscador de detiendasporelmundo.com
  • Ofrecer la búsqueda avanzada: dándole al usuario la opción de restringir más su búsqueda. Lo que comúnmente conocemos como buscador avanzado. No me voy a detener sobre cómo debe ser un buscador avanzado. La funcionalidad de buscador avanzado se puede ofrecer desde el primer momento o bien en la página de resultados de búsqueda a través de las opciones de restricción.
  • La página de resultados de búsqueda cero: además de el mensaje de que no se han encontrado resultados mostrar búsquedas relacionadas. Es interesante también mostrar una forma de contacto.

¿Qué nos puede indicar el buscador del sitio?

El objetivo del buscador ha de ser que el usuario vaya directamente al contenido que busca y, si es posible, que convierta.

La primera vez que leí esta afirmación en el libro de Avinash Kaushik la pasé por alto: además de optimizar nuestro sitio web para las búsquedas externas de Google, Bing…, es necesario optimizar también nuestro buscador interno ya que a la hora de utilizar  la función de búsqueda del sitio, el comportamiento del usuario varía frente al uso de los motores de búsqueda externos. Pero con el tiempo y el uso de buscadores, me he dado cuenta que es algo muy cierto, evidente y olvidado por muchos.

En la siguiente tabla se muestra un ejemplo de búsqueda realizada en buscadores externos y qué términos usan para buscar en la web.

El buscador interno nos puede ayudar a entender el uso que hacen los usuarios del sitio web; a detectar posibles carencias de contenido y a entender cómo buscan los usuarios nuestro contenido. Coincido con lo afirmado con Enric Quintero de que la interpretación de los datos obtenidos puede tener algo de subjetivo ya que no sabemos fehacientemente si el usuario ha encontrado lo que estaba buscando.

Los informes sobre el uso del buscador del sitio –  en Google Analytics el apartado de “Búsquedas en el sitio” – nos ayuda a entender el funcionamiento y el resultado obtenido con el buscador. Nos ayuda a detectar  cómo buscan nuestros productos y qué palabras o frases, lo que en documentación se conocía como descriptores, utilizan los usuarios para encontrar lo que están buscando.

Siguiendo con el ejemplo anterior  en el buscador de la tienda de montaña, la mayor parte de las búsquedas son específicas y concretas que demuestran que el usuario está buscando un producto concreto.  Es decir, el usuario sabe lo que quiere y necesita encontrarlo rápido: Por ejemplo cómo busca ternua en buscadores nos encuentra con ternua online pero cuando busca el buscador interno busca o bien directamente la marca o bien algún producto concretoNos alerta de sinónimos, errores ortográficos que los usuarios cometen al escribir y no ofrecen resultados. Ejemplos de búsquedas: siblei en vez de sibley,  guurvan en vez de gurvan.

Como conclusión,  podríamos afirmar que la búsqueda óptima es aquella que permite al usuario encontrar en la primera página de  resultados lo que está buscando. Siendo más estrictos, lo normal sería que apareciera entre los cinco primeros resultados de búsqueda.

El buscador es una herramienta que nos puede dar pistas en la detección de posibles carencias de contenido y en la forma de buscar nuestros usuarios dentro del sitio web.

No obstante, es difícil saber si el usuario ha encontrado o no lo que está buscando. La interpretación de esos datos siempre tiene algo de subjetivo pero sí que es verdad que el buscador del sitio se convierte en otra herramienta directa más de comunicación entre el usuario y el sitio web puesto que nos puede ayudar a entender su comportamiento en la web y el funcionamiento de la misma.